La Unión

Supuesto fraude electoral “fue una avivada para engatusar incautos”, según Ljubetic

Carlos María Ljubetic, exasesor jurídico del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), considera que Miguel Ángel Iturburu Cañete, alto funcionario del sistema informático de la institución, ofrecía “cosas que no estaba en condiciones de realizar”, en referencia a la modificación de actas electorales que prometió hacer a cambio de favores económicos, afirmando que “eso puede ocurrir solamente si los magistrados y los apoderados de los partidos son muy tontos”.

Miguel Ángel Iturburu Cañete. / Foto: Facebook.

Supuesto fraude electoral “fue una avivada para engatusar incautos”, según Ljubetic
23 de julio de 2018 - 14:02

Señaló que fraude electoral solo puede suceder en las mesas de votación entre los representantes de cada partido, ya que, a partir de la redacción de las actas, estas ya son inmodificables.

“Resulta que cuando se hace el acta en la mesa, firman los tres miembros de mesa y los apoderados o los veedores de los partidos”, explicó en contacto con La Unión R800 AM, añadiendo que “de ahí surge un acta TREP que ya es transmitida desde el mismo local de votación, recibida en la Justicia Electoral, impresa y luego ya es levantada esa acta TREP a la página web del TSJE, que después ya se puede ver”.

Leé más: TSJE defiende proceso electoral y asegura que “no hay forma” de manipular resultados

Ljubetic expuso que las actas son realizadas en tres expedientes que están sellados por una prensa y están envueltas en un plástico. “No se puede sacar una hoja y volver a poner. Es imposible”, enfatizó, añadiendo que “además las actas tienen códigos de barra, troquelados y son hechas en hojas de cheque, o sea, cada hoja de acta es diferente y se puede individualizar”. En este orden, indicó que de estos documentos uno va al Tribunal Electoral, al Juzgado Electoral local y otro al Tribunal Superior de Justicia Electoral.

Por todo lo explicado, Ljubetic aseguró que Iturburu se comprometió a realizar “operaciones” que no estaban en sus posibilidades. “Si yo te digo ‘dame 300.000 y te voy a modificar un acta’, te estoy mintiendo porque en ningún momento nadie tiene toda la documentación para modificar el resultado”, garantizó, agregando que “en mi opinión esto es una falta de conocimiento de quien pagó esos G. 20 millones”. “Para mí esto es una avivada personal para engatusar incautos”, finalizó, insinuando que el acusado de haber hecho fraude sabía bien que no podía cambiar las votaciones pero que de igual manera se comprometió a hacerlo, con tal de recibir el dinero.

Noticias relacionadas

Secciones