Artemio Bracho: “Si había un día del árbol, ¿por qué no existía un Día de la Amistad?”

Relató que, encontrándose trabajando como médico en Puerto Pinasco, Departamento de Presidente Hayes, allá por 1958, recibió la invitación por parte del Sindicato de Obreros de esta localidad para participar de la conmemoración del día del Árbol, el 19 de junio de ese año.

Indicó que en ese momento se preguntó: “Si hay un día del Árbol, ¿por qué no existe un día de la Amistad?”. Señaló que este pensamiento se lo comunicó a su esposa, quien aceptó la propuesta y realizó una reunión invitando a las principales autoridades de la localidad de Puerto Pinasco. “Así surgió”, manifestó, aunque refirió que en nuestro país “costó bastante hacer conocer”.

Bracho afirmó que la fecha 7 de julio de 1964, seis años después de aquel primer encuentro, está también muy presente en su memoria, narrando que ese día recibió una carta del entonces expresidente de los Estados Unidos Dwight D. Eisenhower, quien lo felicitó por la iniciativa de crear un día para la amistad.

Se emocionó al rememorar que tan solo dos horas después de recibir la carta, el mensaje fue difundido a través de Radio Nacional del Paraguay. “Un poco más tarde, recibí una llamada de la radio de la compañía donde yo me encontraba, en la que me informaron que el Ministerio de Educación y Cultura había incorporado la semana de la amistad al calendario estudiantil de toda la República”, relató, añadiendo que, por todo lo que sucedió ese día, es la razón por la que lo recuerda siempre.

Desde entonces, en una gran cantidad de países del mundo se estableció que el 30 de julio de cada año se celebre el día de la amistad.

Comentarios