Viajó a la India buscando un “centro de rejuvenecimiento”: Terminó violada y decapitada

Según la policía, Liga Skromane fue asesinada por dos hombres que primero la violaron y luego perpetraron una carnicería con su cadáver.

En febrero, esta mujer nacida en Letonia pero residente en Dublin, Irlanda, había llegado a una ciudad india para tratarse en uno de los famosos “centros de rejuvenecimiento” de la región de Kerala, al sur de la India. Viajó hasta allí junto con su hermana Ilze.

Sin embargo, días después de su llegada al gigante asiático, fue a una playa local y desapareció.

Según los reportes de la prensa local, estaba en un centro de yoga con Ilze cuando, por motivos que no le comunicó a nadie, abandonó el lugar.

Su pareja Andrew Jordan, dos años mayor que ella, empezó entonces una búsqueda tan intensa como desesperada. Tenía un mal presentimiento y sospechaba que había sido secuestrada de modo a extraerle sus órganos para la venta en el mercado negro.

Ilze sostiene una foto cuando reclamaba por su hermana desaparecida.

Decidió viajar a Nueva Delhi en marzo. “Caminé por esas calles y hay una gran posibilidad de que haya sido secuestrada. Hay un conocido tráfico de órganos en ese país a través del mercado negro”, le dijo Jordan al diario irlandés Sunday Mirror.

Los temores del hombre tardaron muchas semanas en confirmarse, aunque la teoría de los investigadores indios no se refiere al tráfico de órganos, sino a un caso de violación perpetrado por traficantes de drogas.

El 20 de abril pasado, el cuerpo de la mujer fue encontrado sin vida y en avanzado estado de descomposición.

Las imágenes del traslado del cuerpo de la joven asesinada.

La hipótesis de la Policía local señalan que Liga fue engañada por hombres que se hicieron pasar por guías locales cuando estaba en la playa, que, posteriormente, le ofrecieron o la obligaron a consumir algún tipo de fármaco o sustancia. Luego la violaron y decapitaron, para luego abandonar su cuerpo colgado de un árbol por los tobillos.

Así estuvo durante un tiempo indeterminado. Cuando lo encontraron, justo el día del cumpleaños de Ilze, estaba irreconocible.

Su hermana y otros conocidos la identificaron por los restos de las ropas que aún conservaba.

Hay dos sospechosos arrestados por este crimen, en medio de una ola de violaciones que no se detiene en el país asiático, pese a los esfuerzos de las autoridades por luchar contra una práctica tan aberrante como habitual.

 

Con información de Infobae.

Comentarios